ir al INICIO
 
English
 

exposiciones

_ Exposición en curso    /   _ Exposiciones anteriores    /    _ Próximas exposiciones

Angelika Krinzinger

The skin of things

    Ver obras (+)
Angelika Krinzinger inaugura por primera vez en España en la Galería Distrito 4 con la serie de fotografía Woodnotes. En toda la obra de Angelika Krinzinger el tema de la naturaleza y del cuerpo juega un rol determinante y central, y no solo en un sentido antropomórfico. Utilizando la fotografía como medio, la artista crea diferentes series de obras, que se caracterizan por un tema común, ya sea la piel humana -masculina y femenina- en la que los detalles y fragmentos aparecen codificados, como la piel de serpientes o de flores puestas a secar en un viejo herbario, en el que radiografía sus pieles, dándoles nueva vida. O ya sea, como en esta última serie, la “piel” de los árboles.

A diferencia de Giuseppe Penone, artista italiano del arte povera que busca llegar al núcleo interior del árbol y mostrar sus procesos de crecimiento, Krinzinger explora en Woodnotes la superficie de la corteza, se concentra en fragmentos, no buscando información sobre la edad del árbol en cuestión, sino sobre su destino en el contexto del bosque.

Esta nueva serie puede considerarse como un trabajo sobre la pintura, puesto que los símbolos son reminiscencias de graffitis anónimos, pero son también fotografías, que se han usado para fijar esta visión de la naturaleza. La fotografía tiene aquí, por una parte, un carácter codificador, ya que el artista descubre sus motivos y los presenta para su interpretación y, por otra parte, se interesa por la apariencia estética que plasma en toda su obra. Esta tensión es característica de toda la obra de Angelika Krinzinger.

El cuestionamiento de la funcionalidad de estos signos expresados en brochazos, su dimensión semántica, se plantea en estas fotografías, fundiéndola con la dimensión estética. La estructura de la corteza, resultado del lento crecimiento del árbol, está cubierta con un rápido brochazo, dando la impresión de que un pintor abstracto ha tratado de trabajar sobre una base difícil. En la medida en que el artista informa al espectador interesado, cada señal de color significa algo totalmente distinto para los guardabosques o silvicultores, para los propietarios del bosque, los comerciantes de madera… Marcan el árbol como enfermo, potencial proveedor de madera o punto de orientación en el bosque.

A Krinzinger le interesa la interacción de los diferentes mensajes que se dan a la vez en la dimensión estética de la imagen y en la dimensión de los signos y el lenguaje. Al hacer esto, su gran mérito es no pedir al medio algo que éste no pueda dar.

Si bien las fotografías de esta artista presentan facetas conceptuales, ella emplea el concepto de fotografía para lograr expresar su propósito, y de este modo las dota de congruencia. La fotografía es un medio en el que la luz y el tiempo son esenciales. El tiempo se detiene en el herbario, tiempo que llega hasta nosotros. En las imágenes del cuerpo, como las de los árboles, el paso del tiempo y el cambio no son un factor sin importancia. Todas las fotografías de este artista plantean preguntas al espectador, lo perturban y lo desafían a mirar otra vez. Plantean cuestiones de origen (en las imágenes de genitales, partes del cuerpo) y de naturaleza (viva o muerta).