ir al INICIO
 
English
 

exposiciones

_ Exposición en curso    /   _ Exposiciones anteriores    /    _ Próximas exposiciones

Miquel Mont

plasmáticos

    Ver obras (+)
Galería Distrito Cu4tro presenta obra de reciente creación de Miquel Mont (Barcelona 1963). El artista vive y trabaja en París. Desde su exposición en Espacio Distrito Cu4tro en 2004 Mont ha tenido muestras individuales en Barcelona, Galería Dels Angels (2005-06); Salzburgo, Ruzicska Gallery (2006); París, Aline Vidal. También en París ha participado en la colectiva La Force de l’Art en el Grand Palais (2006) y en la V Biennal de’Art de Lleida, Centre La Panera, entre otras. La obra de Miquel Mont forma parte de importantes colecciones públicas.

Ahora, Mont presenta una selección de nuevos trabajos en tres series distintas. La exposición se abre con un collage mural (extensión y traducción mural del trabajo realizado inicialmente sobre papel) que contiene una cita en la que se plantea una definición filosófica de la imagen contemporánea. La cita funciona en contrapunto con una serie de obras en las que la relación con la imagen funciona de modo crítico y alusivo, cuestionando el devenir ineluctable de cualquier pintura, de cualquier acto artístico, hasta el más radical, o hasta la pintura menos figurativa o representativa.

"Plasmas" son pinturas sobre contraplacado que utilizan la tecnología plasma y cuyas dimensiones evocan las pantallas de ordenador o de TV. Son pinturas monocromas en las que se ha operado un "vaciado" de la pantalla y/o una deformación un tanto radical de los límites de esa misma pantalla. La paleta de colores utilizada intenta evocar también nuestra experiencia cotidiana del color electrónico (los fondos de ordenadores sobre los que desfilan datos), así como el carácter objetual de dichas pantallas.

"Autorretratos" consiste en una serie de tubos de metacrilato transparente en los que se han vertido varias capas de pintura espesa. La longitud de los tubos corresponde a distintas partes del cuerpo del artista. 185 cm., su altura total, 91 cm. (de la mano a la boca) o 27 cm. (cabeza) por citar tres ejemplos. El vertido de pintura, realizado en varias acciones pone de manifiesto el carácter material de la pintura, a un nivel básico, sin voluntad representativa, figurativa o expresiva. Dichos vertidos son perceptibles sólo si se gira alrededor o por encima de las piezas. Al estar colgados de la pared, los tubos envían una visión de la pintura detrás del filtro transparente y brillante del metacrilato, alejando esa materialidad del vertido y convirtiéndola en una "imagen" de pintura.

"Vertical" y "Horizontal" constituyen un añadido a ese cuestionamiento de la "imagen", del devenir imagen de la pintura hoy día, con el procedimiento de pintar un tercio de la superficie en blanco brillante, quedando un tercio de ella virgen y otro tercio "vaciado", sin soporte, de forma que se muestre tanto la estructura del bastidor que sustenta el soporte como la pared, soporte último de la pintura que convierte todo cuadro en imagen de pintura.