ir al INICIO
 
English
 

exposiciones

_ Exposición en curso    /   _ Exposiciones anteriores    /    _ Próximas exposiciones

Peter Zimmermann


    Ver obras (+)
Peter Zimmermann (Freiburg, Alemania, 1956), estudió en la Kunstakademie de Stuttgart. Actualmente, vive y trabaja en Colonia. Considerado como uno de los pintores abstractos más singulares de la escena internacional contemporánea, sus obras han sido expuestas por diferentes centros, galerías y museos de Europa, Estados Unidos y Sudamérica. Instituciones y museos de Alemania, Austria y Estados Unidos cuentan con obras de Zimmermann en sus colecciones de arte.

Desde los años ochenta, Zimmermann desarrolla una gramática visual muy personal en la que la intervención de los procesos digitales determina la creación artística, dejando atrás los métodos tradicionales de la pintura.

A primera vista, las últimas obras de Peter Zimmermann dan la impresión convencional de tratarse de piezas decorativas, quizá debido a que los originales métodos del artista dotan de gran fuerza a las imágenes, consiguiendo espectaculares resultados estéticos.

Son pinturas hechas en capas de resina epoxídica, que actua como solución para los varios tintes y pigmentos. Como resultado de tal proceso, de muy costosa producción, por cierto, una vez más el uso que Zimmermann hace de la resina epoxídica se manifiesta como algo muy significativo. “A partir de un punto, el cuadro se pinta solo. Tú ya no estás en el control. No puedes parar ni dar marcha atrás.Es tan largo el límite de fluidez de la resina epoxídica antes de asentarse que el cuadro puede cambiar radicalmente de aspecto de la noche en que se pinto a la mañana siguiente”. Las obras de Zimmerman solamente tienen la apariencia superficial de pintorescas. En realidad su producción no tiene nada de la expresión espontánea del individuo libre que se crea a sí mismo: casi podría decirse que son el polo opuesto del Action Painting de Pollock, por ejemplo. Son, de hecho, el resultado de un complejo proceso tecnológico.

Estas últimas pinturas de Zimmermann constan de capas superpuestas, una sobre otra, de resina epoxídica, de bellísima realización. Este proceso de superposición de capas y sedimentación, que se da también en el expresionismo abstracto, de manera diferente en Zimmerman, es en sí una metáfora de la estructura de la memoria, que por su parte no se reduce a la mera reproducción de lo que ha sido. Cada nueva capa interfiere en la anterior, permaneciendo visible la capa más baja debido a la coloración. En contraste con el medio digital, del que el artista cosecha sus datos, la pintura se traduce en algo permanente e inextinguible.