ir al INICIO
 
English
 

exposiciones

_ Exposición en curso    /   _ Exposiciones anteriores    /    _ Próximas exposiciones

Richard Deacon

Slippery When Wet

    Ver obras (+)
Poco después de su primera exposición individual en Lisson Gallery de Londres, Richard Deacon se consagró como artista. El emergente escultor comenzó a acumular títulos honoríficos, encargos en espacios públicos, una envidiable trayectoria expositiva y una extensa bibliografía. En 1987, ganó el prestigioso Premio Turner en la Tate Gallery.

Deacon vivía en Londres en una época iconoclasta marcada por revueltas estudiantiles en Europa y Estados Unidos. Estudió en la St. Martín’s School of Art, institución famosa asociada tanto con performance art (piénsese en las primeras obras de Gilbert and George), como con la escultura de construcciones de acero (piénsese en Anthony Caro). De carácter innovador, Deacon optó por aventurarse en un arte de vanguardia, en vez de refugiarse en los estilos del pasado reciente e histórico. Y, a medida que los años sesenta se convertían en los setenta, el joven artista fue consolidando una serie de actitudes y objetivos que siguen siendo parte integral de su obra hoy en día.

Deacon se dió a conocer por sus construcciones de tamaño pequeño, grande y monumental, de volúmenes sólidos o transparentes y líneas voluptuosas. Algunas de sus obras cuelgan de la pared. Muchas de sus esculturas tienen superficies brillantes realzadas por los ritmos entrecortados de roscas, clavos, tornillos y otros soportes que sujetan la estructura, o la sujetaban mientras se estaba construyendo, y que añaden unos toques luminosos al reflejar la luz. Y luego están esos maravillosos colores naturales de los materiales que usa Deacon, no hay lápiz Crayola que los iguale. El color está presente en la obra de Deacon de diferentes formas. En sus esculturas al aire libre, uno puede ver el cielo azul y la hierba verde a través de sus enormes y protuberantes construcciones. En galerías y museos, las paredes y los suelos se divisan a través de superficies transparentes, translúcidas, tejidas y entrelazadas. Sus esculturas se relacionan con el mundo que las rodea de forma inusual.

A lo largo de toda su carrera, Deacon se ha negado siempre a seguir un plan. Su obra es tan variada y diversa como las siluetas ondulantes que la caracterizan. No obstante, una cosa es cierta. Para Deacon, las curvas no son florituras decorativas. Si anteriormente estos componentes aludían a un ojo, una oreja o el envés de la mano, las formas que se hallan en sus más recientes esculturas a ras de suelo sugieren paisajes de densa vegetación. Al decir del artista: La curva se ha convertido en algo por sí misma, no en algo descriptivo o en el contorno de una forma. Siempre inquieto, Deacon explora continuamente varias direcciones al mismo tiempo. Además de dar clases y organizar una exposición de escultura medieval en la Tate Britain (para la que diseñó los pedestales que después expuso en París), últimamente ha creado varias series de obras en madera: un grupo de esculturas de suelo con un mensaje de texto ˆ UW84DC ˆ como título (exposición de apertura de Galería Distrito Cu4tro en abril 2003), y otro grupo con elementos en forma de cascadas, bucles y espirales. Al mismo tiempo, ha introducido nuevos miembros en su conjunto de obras de acero inoxidable conocido con el nombre colectivo de Infinity; y ha fabricado una serie de insólitas y grandes cerámicas que pueden ser exhibidas al aire libre. Hoy en día, la obra de Deacon es un autentico crisol.

Más información en www.richarddeacon.net