ir al INICIO
 
English
 

exposiciones

_ Exposición en curso    /   _ Exposiciones anteriores    /    _ Próximas exposiciones

Miquel Mont

Todo lo que hubieras podido pintar si la mujer de Clement Greenberg fuese tu madre

    Ver obras (+)
Miquel Mont nació en Barcelona en 1963 y desde hace más de 15 años vive y trabaja en Paris. Este artista muestra en su obra la influencia de la última vanguardia francesa (Supports-Surfaces, BMPT), en el sentido de la importancia que da al rigor del proceso analítico sistematizado. Otras referencias para su trabajo van desde el injustamente olvidado Larry Poons, a Olivier Mosset o Blinky Palermo.

En el año 2003 expuso en la Galeria Thaddaeus Ropac de Salzburgo, en la Galería Le Sous-Sol de Paris (Le Cabinet des Desseins), en Le Pavillon, Pantin, (Collage Mural II) en Francia así como en el Centre Culturel Français de Milan ( Transfert-Report ). En España ha expuesto de forma individual en la Galería Luis Adelantado de Valencia, la Galería Des Angels de Barcelona, el centro cultural “La Caixa” de LLeida, la Galería Ferrán Cano de Palma de Mallorca y la galería Trinta de Santiago de Compostela. Distrito Cu4tro expuso obra suya en Arco 2004.

En su trabajo, Mont no representa nada más que la pintura: El color, el gesto, la planitud, la trama, etc, son elementos de una pintura conceptual cuyas formas son consecuencia de un proceso sistemático de acercamiento materialista a la pintura, sea la trama modernista y su relación con la famosa "planitud" greenberguiana, sea el gesto pictórico tratado a distancia, o la acumulación de sustratos pictóricos, toda traza de subjetividad está supeditada a esa aproximación objetiva y materialista del hecho.

La selección de obras que el artista presenta en su primera individual madrileña está articulada alrededor de una intervención mural (Color, Gesto, Dibujo) en la cual los tres elementos están separados en el espacio y remiten cada uno de ellos a características del espacio en el que están ubicados (la luz, la cornisa del edificio de enfrente, las aperturas de la fachada reportadas en el interior). Sobre el suelo de este espacio se encuentra Garabato VI (un dibujo desestructurado ahogado en una masa pictórica) al que responde, en la 2ª habitación, Sin Titulo, un panel de contraplacado parcialmente perforado según una trama regular y al que se ha recubierto con varias capas gruesas de amarillo nápoles. De nuevo el soporte, el dibujo y la pintura funcionan en niveles distintos para componer juntos una pintura monocroma. Enfrente se encuentra Gotas (Pintura ready-made nº 32)*, compuesta de gotas secas de acrílico doradas, en una concentración del gesto que por su acumulación funciona como el contrapunto de los huecos en el espacio de la pintura.

Finalmente, Sin Título, es una pieza compuesta de un plano de color, de una estantería industrial y de dos planos de policarbonato translúcido sobre los que hay bombeadas en spray sendas líneas rojas y negras. La condición de dispositivo visual habitual en los entornos urbanos para presentar objetos y mercancías se revisita aquí a través una imposible planitud desplegada en el espacio. Un cierto “grado cero” de la pintura, un gesto sin “cualidades”, una estructura industrial, se proyectan en una bidimensionalidad que sólo existe virtualmente, como un espacio en el que la abstracción es íntimamente dependiente de la realidad que la contiene.

*La serie de pinturas “ready-mades” son realizadas con el asemblaje paciente y minucioso de restos físicos de acciones pictóricas. (Gotas, pedazos craquelados, serrín de pintura, goterones, etc.).