ir al INICIO
 
English
 

exposiciones

_ Exposición en curso    /   _ Exposiciones anteriores    /    _ Próximas exposiciones

Darío Urzay

10/09 - 11/10/2003

    Ver obras (+)
Galería Distrito Cu4tro inicia la temporada de otoño con una exposición de la obra artística del pintor vasco Darío Urzay.

Artista abstracto de corte conceptual, entabla un dialogo entre la pintura y la fotografía, donde es difícil de precisar cual es el original y cual es la imagen reproducida. Obra de signos orgánicos que nos llevan a ilusiones microscópicas o a espacios cósmicos, (macrocosmos-microcosmos), resueltos tras un proceso pictórico, en el que el artista utiliza las nuevas técnicas.

Darío Urzay utiliza el ordenador, la fotografía y la pintura para producir un conjunto de obras que nos muestra un reflejo ejemplar del mundo en que vivimos. Utiliza plataformas digitales para sugerir procesos abstractos, usa la fotografía para hacer alusión a lo ilusorio de la realidad, y la pintura es el territorio en que explora aspectos de lo gestual. En esta exposición Urzay presenta por primera vez la imagen móvil como parte integral de su pintura.

Como parte del continuo esfuerzo del artista por tentar al espectador a que experimente su obra, esta exposición contiene algunas de sus “pinturas negativas”. En este bloque de trabajo reciente, que incluye por ejemplo “ Insider-negativo” y “ Reed Floop”, hace referencia a negativos de fotografía y a la transformación del negativo en positivo. Con la combinación de colores de los negativos fotográficos como punto de partida, el artista busca desafiar al espectador, al que se le supone la capacidad de transformar mentalmente las imágenes de “negativo” a “positivo”. En este caso, la abstracción no se encuentra en la pintura misma sino, más bien, en la persona que contempla la obra.

Un aspecto cambiante de este proceso tiene lugar ahora con el uso de la imagen móvil. Uno de los trabajos de Urzay, pintado en negativo, se capta en tiempo real con una cámara de video digital y se utiliza una función de grabación en modo negativo. Al proyectarse la imagen captada, todo se ha invertido y la pintura se ofrece en positivo. Si un espectador entra en el campo de visión de la cámara aparece en negativo ,en oposición a la pintura que se visualiza en positivo. Se ha automatizado el proceso de inversión, con lo que la abstracción ha quedado por un momento en el campo de lo digital.

Hace ya unos cuantos años que Urzay utiliza software 3D para crear imágenes. Se incorpora el ordenador como si se tratara de una extensión de la mano del artista, de manera que se convierte en parte integrante del proceso. Las imágenes tridimensionales generadas en el ordenador pueden considerarse como obra de un pintor virtual ubicado en algún lugar de los interiores del hardware. Las imágenes resultantes se revelan a gran tamaño y, una vez montadas sobre bastidores, se convierten en la superficie donde la mano del artista realizará sus gestos pictóricos.

Otra obra presente en esta exposición muestra el proceso de documentación en que, a lo largo del tiempo, se han ido fotografiando restos de pintura fluida para luego ser animados en el ordenador. La síntesis a que hace alusión esta obra en concreto puede también considerarse como denominador común de la exposición, en la que las obras de mayor tamaño, mostradas en formato de pantalla de cine, poseen, como en una pintura del barroco, la capacidad de sintetizar el flujo del movimiento en imagen fija.